viernes, 7 de mayo de 2010

GRITO II - Hambre


Es como que nada alcanza, que todo falta o sobra o inunda y después es como que todo está ahí en el lugar que tiene que estar y no está. Una mujer lobo que todo lo quiere y, por otro lado, un ratoncito asustado que se esconde. Y el ratoncito se olvida que su larga cola queda al descubierto mientras el lobo lo acecha y los ojos del lobo se encienden y se relame. Y el ratoncito se cree a salvo hasta que se despedaza en las fauces del lobo. Y el lobo es la noche sin caricias y los días de silencios y las fauces son los despojos y la colita de ratón es la inocencia evidenciada e imposible de esconder. Cómo esconder los sueños de quien sueña, cómo dejar de ser lobo y ratón. Una mujer que se traga el mar y su cola de sirena se enreda en el pelo de sus caras y es ella un caracol abrigado en su casita de nácar y es medusa que se come al caracol y deja el nácar vacío. Vacío espiral como el bucle de sus sentidos que de afuera hacia adentro se enroscan hacia el centro en donde la mujer se duerme, el lobo eructa, el ratón descansa y la sirena abraza al caracol que abrigado en el vientre de la medusa, sueña.
Es como un puzle en donde las piezas que sobran no encajan en los lugares que faltan. Nada alcanza. Una mujer que todo lo quiere. Todas sus muchas, las que es, las que no será nunca. Las partes que le faltan, las que sobran, las que no coinciden en los huecos. Una mujer lobo comiéndose a la mujer ratón. Un ratoncito mujer que sabe aplacar a su fiera. Una mujer que lo quiere todo.
Esta avidez constante.

2 comentarios:

  1. Soñar es hermoso y se puede soñar mientras se duerme.
    Pero la avidez es insomne:no duerme ni deja dormir.
    Como bien decía Eva García en sus Sospechas:
    "La sed no se apaga bebiendo, sino cerrando la canilla".
    Beso emergente!

    ResponderEliminar
  2. me encanto y me hizo pensar mucho, sobre todo, por que sueño y deliro mucho con los lobos. precisamente, que soy uno...
    saludos.

    ResponderEliminar

catartizate conmigo