jueves, 8 de abril de 2010

DELIRIO XXX - Médula


Anoche tuvo un sueño: Todas sus ella se aunaron en un solo enjambre, en un solo estado, en una sola sustancia. Todas ella se envolvieron en la pausa de la noche y se internaron en la espera. Esperaron que el destiempo las abandonara, las desechara al fin de su marcha impetuosa. Despiertas, dormidas, acariciaron todas juntas los mismos ojos. Se entregaron al deseo de una misma piel. Esa piel que puede más que ninguna otra piel, esa piel de olor a dulce incienso de sal. Mar embravecido, pasión artista. Toda esa piel las contagia y las viste y ellas son acaso sólo un ella, únicamente un ella sus todas frente a aquellos ojos.
El sueño que soñó los pasos de un tiempo alejándose, un tiempo acercándose, un tiempo nuevo al encuentro de la plenitud. En el sueño que soñó un tiempo que no es sueño. Un proclamo, ella, en aquellos ojos. Ella parte de sus iris, impregnando la mirada. Únicamente ella en los pliegues de esa piel.

2 comentarios:

  1. Genial como siempre, aunque un poco más genial aún.

    ResponderEliminar
  2. Kari, maravilloso. Tus poemas se me acomodan entre las capas de la piel y me hacen cosquillas, me recorren el cuerpo y me zarandean. El color azul es mi preferido, ahora entiendo. No conocía tu blog y tus dibujos espectaculares me llevaron de la mano. Un gusto recorrer tu casa.
    Un beso grande

    ResponderEliminar

catartizate conmigo