martes, 26 de enero de 2010

DELIRIO XXV - Fugacidad


El vivir es tan breve que no vale la pena abreviarse los sentidos ni vetarse los gritos y tan breve es vivir que se nos pasan los días olvidándonos de su brevedad y nos quedan en ascuas las palabras que no decimos porque pensamos que mañana o pasado deberán ser dichas y tan breve es el tiempo que la risa se nos queda perdida y más breve es el instante de la sonrisa y la gloria y tan breves son los instantes cuando gozamos y las horas cuando nos aman que algunas veces no recordamos la dicha y se nos escapan los recuerdos como breves películas en blanco y negro y breve es la lágrima también aunque el dolor nos dure y nunca el tiempo que dura la lágrima es equidistante a la pena que sufrimos y los abandonos son instantes de amargura que nos quedan perdidos en los huecos del silencio y hasta los besos que damos se aniquilan en una breve onomatopeya y tan breve es el amor aunque nos dure una vida y las horas se nos esfuman y se nos enfrían los huesos y brevemente sabemos por unos instantes breves que sin darnos cuenta nos vivimos abreviando.
Y tan breve es el morir.

6 comentarios:

  1. Gótica y emo al mismo tiempo...qué lindo cóctel sos, hermosa

    ResponderEliminar
  2. Hermoso post! y además los complementas con tus dibujos. No nos damos cuenta de lo importante del tiempo mientras lo malgastamos, todo es tan efímero.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Ver pequeños instantes de la vida en un viejo cine, desde la última fila, mientras la gente que conocemos se va levantando de a uno, lentamente, mientras nos saludan antes de irse.

    Bello poema.

    ResponderEliminar
  4. A ver si escribís más poemas, haragana...

    ResponderEliminar
  5. Hermoso el texto. Tus dibujos y palabras no dejan de sorprenderme. Y como me dejan pensando, degustando...

    ResponderEliminar

catartizate conmigo