lunes, 14 de septiembre de 2009

DELIRIO XII - Trenes


Se me abre una orilla que no supe encontrar antes y en ese margen de mí las lluvias mojan de manera grave. De agua este mero andar descalza por los durmientes que un tren ya no visita. El tren de los días hasta pronto se marchó en la mudanza de los bagajes. Y es este costado que no vi en los rincones de mis ojos, la mirada testigo de una luz que fui. Que soy, ahora, con la controversia de los tiempos que descorren recovecos ocultos. Suele hundirse el sol en el tajo de mi lado incierto, suele rodar como espina sin lanza, en la ladera de una ruta que se cae. Gira. Gira y raspa la piel de mi costado, se clava en el hueco que ya no se vaciará.
Se me abre todo el cuerpo con la espera de las lluvias que llegan. A veces, la sequía. A veces, una sola palabra alucina un resucitar. Y parece que viene otro tren vacío, dispuesto a llenarse de las cosas que me faltan en el camino hacia mí. Y luego otro tren que despierta la ruta abandonada y me cuartea en gozo. Me vacía de los tiempos sin.
El costado que se abre ya no se cierra nunca. Si es cierto o no, si las lluvias mojan tanto, es algo que jamás los filos detendrán. Un costado de mí nuevo, calcinado de un sol que moja. Un tren descarriado hacia el regreso. Una vía hacia mí. Su tren que acaso descubra mi estación.

14 comentarios:

  1. Che
    lokura

    es expresionante tu estética

    el dibujo melancólicamente lluviado

    el texto de grafito gris

    y lágrimas
    y heridas viejas (muy)
    cerrándose
    curándose aunque el texto simule lo contrario

    Tiene razón Francisco José Peña Rodriguez: sos una de las representantes de la nueva poesía.

    ResponderEliminar
  2. hermoso intenso hipnotico sugerente...

    ResponderEliminar
  3. Kari: precioso texto, con los juegos del adentro - afuera, vos - el otro, con la complejidad de la vida misma. Todos somos estaciones inalcanzables como "todo" y los trenes llegan a nosotros haciéndonos su constante punto de partida.La flecha que se lanza y da de lleno no en el blanco, afuera, sino en el pecho de quien la tira. Me encantó lo melancólico del dibujo que puede ser lluvia, pero también velos, pliegues!.Un abrazo grandote. Amalia

    ResponderEliminar
  4. Los trenes tienen un valor simbólico en la poesía, en general representan algo que dejamos ir, pero puede tener otras lecturas; la lluvia es nostalgia, melancolía...Me gusta la conjunción de ambas porque siempre demuestran sensibilidad.

    Un abrazo desde La perla de Janis

    ResponderEliminar
  5. Excelente Kary igual que la pintura que acompaña tan bello texto.
    Un abrazote Gus.

    ResponderEliminar
  6. El tren; punto de partida, llegadas, regresos, la espera y toda la melancolía de la llvia jugando en el afuera-adentro.

    Muy bueno!!!

    Besos

    (kereme kerosene)

    ResponderEliminar
  7. A mí me gusta la pintura. Tiene una pseudo técnica del 'sfumatto' fantástica, en donde la imagen, y el realismo mágico, juegan fuerte.

    ResponderEliminar
  8. El misterio no es falta de respuestas, es LA respuesta.Hermoso el encantamiento elusivo y gradual-musical también- de tu Delirio; casi como el encantamiento de la misma autora,no?

    ResponderEliminar
  9. Es bellísimo.

    No puedo decir más. Tu texto lo dice todo.

    Creo que deberías considerar grabarlo con tu voz. Siempre suma.

    Beso grande

    ResponderEliminar
  10. eltrenquetreneltrenquetreneltrenquetreneltrenquetren.....chucuchu!!!!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Bello, Karina!!!
    Abierta, sólo abierta y plena podés hacer estas ambas cosas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Belleza y magia que como antes dijeron, invita a escribir y a soñar, Karina.
    Una perfecta conjunción de palabra y pintura.
    ¡Gracias por compartirlo todo con nosotros.
    Un beso grande
    María Rosa León

    ResponderEliminar
  13. "...una vía hacia mí..."
    Hermoso, genial y conmovedor, Karina.
    Tus textos son siempre una fiesta de belleza y placer.
    Aplausos y besos de
    María Rosa León

    ResponderEliminar

catartizate conmigo