lunes, 21 de septiembre de 2009

DELIRIO XIII - Señal



Se perdió en el rojo del cubrecama. Se hizo abrigo para el hombre que, de espaldas, apoyaba su cabeza en la almohada. Dormitaba una mañana nueva.
Se sintió rojo de sueño y ternura, azul de lujuria y delirio. No hubo despojos de ropa, ni pieles desnudas mutando formas. No hubo lenguas lamiendo coyunturas y brechas. No hubo más que unos suaves toques de piel y unos besos de dulce. Un perfume de sol y agonía, un aliento de quietud y música. Hubo, también, un despliegue, una metamorfosis lenta. Se acostó mirando al techo y los ojos de él la tocaron. Y los labios de él descendieron hasta permanecerse en su ombligo. Se perdió el miedo a lo incógnito y la mácula se olvidó en los besos. No hubo una boca lamiendo y otra boca clamando. No se hicieron doler de gozo ni se tocaron el agua del antojo. Pero hubo un sentirse juntos completos. Y una tristeza y un pesar. Un instante de luz y templanza. Un guiño de amor. Un saberse absolutos.

7 comentarios:

  1. ¡Qué maravilla, Karina! Desde ese título "Catartizate conmigo", hasta esa genialidad final: "Un saberse absolutos", una maravilla de magia y erotismo.
    ¿Qué más podría decir que no sonora obvio o hueco?
    Para el aplauso cerrado y de pie.
    Un beso grande con todo mi afecto y admiración
    María Rosa León

    ResponderEliminar
  2. yo creo que hubo mucho más...Hermoso!
    Abrazo desde La perla de Janis

    ResponderEliminar
  3. No se hicieron doler de gozo ni se tocaron el agua del antojo

    qué tremenda imagen!

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Es un texto que despierta sensaciones, trae reminiscencias, instala al lector en la situación poética, y lo hace vivir el instante de serenidad amorosa, como si fuera uno con el poema. Muy bueno. Adriana Maggio

    ResponderEliminar
  5. Espero tus delirios y nunca defraudan. El dibujo excelente.

    ResponderEliminar
  6. Tu prosa poética despierta una espiritual sensualidad. Induce a detenerse en los repliegues de las cosas, de la carne, de la piel. Se anulan las diferencias entre trascendencia e inmanencia y la presencia del otro se convierte a la vez en un amanecer y un ocaso.
    Leerte dan ganas de escribir
    Besos

    Gocho

    ResponderEliminar
  7. http://literaturaculturaypolitica.blogspot.com/2009/09/un-imprescindible-cumpleanos-en-mi.html

    ResponderEliminar

catartizate conmigo