martes, 1 de septiembre de 2009

DELIRIO XI - Sirena


No es mar esto que ahoga. No es aire ni humo ni polvo. Es, tal vez, el silencio de una noche en cien noches, el silencio de una boca que abre los espacios inconclusos y los completa. La completa y lee las palabras que no escribe, aúlla los gritos que calla. Que hace ver, verle, verse, verlos con ojos de sirena desterrada en la roca más alta. Oteando la sirena que es, toda la inmensidad de un sueño.
No es mar. No es aire ni humo ni polvo. Es la noche iluminada con un rayo de sobrevuelo. Sus escamas que reflejan el espejo. Es, tal vez, la profundidad toda que la espera. Los requiebros de un alud de fuego. La misma piedra que la sostiene o sus propios ojos contemplando el silencio.

10 comentarios:

  1. El texto es genial.
    Admiro cómo escribis.
    Envidio cuánto escribís
    Y encima los dibujos...
    demasiado bien todo
    tendremos que eliminarte

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno Kary, excelente además las ilustraciones.
    Un abrazote Gus.

    ResponderEliminar
  3. ...sus propios ojos contemplando el silencio...una imagen muy fuerte que emociona!
    Encantador tu blog!
    Un abrazo desde La perla de Janis

    ResponderEliminar
  4. Buena prosa y contundente final, felicitaciones por lo escrito y por el sitio.

    Gabriela Abeal

    ResponderEliminar
  5. los propios ojos contemplando el silencio

    !excelente Karina!!

    Besos

    (kereme kerosene)

    ResponderEliminar
  6. Tu blog destila poesía por todos sus poros, tanto en los textos como en los dibujos. Un verdadero placer. Gracias. Adriana Maggio

    ResponderEliminar
  7. El leer tu escritos es una norma. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. El leer tus escritos es una norma. Saludos.

    ResponderEliminar

catartizate conmigo